Conozco y acepto las condiciones de la Política de Privacidad
<object width="685" height="383"> <param name="allowfullscreen" value="true" /> <param name="allowscriptaccess" value="always" /> <param name="movie" value="https://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=214977526&amp;force_embed=1&amp;server=vimeo.com&amp;show_title=0&amp;show_byline=0&amp;show_portrait=0&amp;color=00adef&amp;fullscreen=1&amp;autoplay=1&amp;loop=0" /> <embed src="https://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=214977526&amp;force_embed=1&amp;server=vimeo.com&amp;show_title=0&amp;show_byline=0&amp;show_portrait=0&amp;color=00adef&amp;fullscreen=1&amp;autoplay=1&amp;loop=0" type="application/x-shockwave-flash" allowfullscreen="true" allowscriptaccess="always" width="610" height="343"></embed> </object>

El impuesto de la renta de las personas físicas es el impuesto más complejo del sistema tributario español y ello porque pretende abarcar numerosa casuística que afecta a las rentas percibidas por el contribuyente.
Lo primero que debemos destacar, es que el contribuyente por la renta debe tributar por su renta mundial, esto quiere decir que deberá declarar, tanto las rentas percibidas y devengadas en territorio español, como aquellas devengadas y percibidas, ya sea de pagadores en el extranjero o que hayan directamente devengado dichas rentas en territorio extranjero.
Además de ello, cabe revisar también los criterios de la condición propia de residencia, es decir, hay que saber si el contribuyente es o no residente español, por lo tanto deberemos de evaluar si ha pasado, a priori, más de 183 días entre territorio español para determinar si es o no residente español.
Dicho esto, uno de los errores más frecuentes tiene que ver con los cambios más importantes personales del contribuyente, el matrimonio, el divorcio, el fallecimiento de un descendiente o ascendiente, suele provocar que haya errores en las declaraciones de renta. Es importante, por lo tanto, preguntar al contribuyente si ha cambiado alguna circunstancia personal del año anterior.
Hacienda suele recibir borradores en los que aparece un mismo contribuyente que a su vez ha hecho declaración conjunta en otra declaración. Suele pasar, por ejemplo, cuando un progenitor incluye a un hijo menor en su declaración de renta y a su vez lo hace el otro progenitor separado legalmente. Para evitar estos errores, por lo tanto, habrá que preguntar siempre si han variado o no las circunstancias personales.
Por otra parte, siempre resultará acertado solicitar una copia de la renta del ejercicio precedente, todo ello para comprobar si existen beneficios fiscales que por insuficiencia de base o de cuota no han podido ser aplicados. Estamos pensando en aportaciones a planes de pensiones, en deducciones para el incentivo de determinadas actividades o en gastos, por ejemplo, que no han podido ser deducidos por insuficiencia rendimiento neto del capital inmobiliario.
Por otra parte, en cuanto la imputación de rentas deberemos de revisar los criterios. Recordemos que los atrasos en las rentas de trabajo deben imputarse en el ejercicio en el que fueron exigibles mediante la declaración de una complementaria de la renta, sin recargo ni sanciones. Por otra parte, si esa renta está pendiente de resolución judicial deberemos declararla al ejercicio en que corresponde la firmeza de la sentencia.

Renta 2016: errores más frecuentes en la declaración de la renta (I)

El impuesto de la renta de las personas físicas es el impuesto más complejo del sistema tributario español y ello porque pretende abarcar numerosa casuística que afecta a las rentas percibidas por el contribuyente.
Lo primero que debemos destacar, es que el contribuyente por la renta debe tributar por su renta mundial, esto quiere decir que deberá declarar, tanto las rentas percibidas y devengadas en territorio español, como aquellas devengadas y percibidas, ya sea de pagadores en el extranjero o que hayan directamente devengado dichas rentas en territorio extranjero.
Además de ello, cabe revisar también los criterios de la condición propia de residencia, es decir, hay que saber si el contribuyente es o no residente español, por lo tanto deberemos de evaluar si ha pasado, a priori, más de 183 días entre territorio español para determinar si es o no residente español.
Dicho esto, uno de los errores más frecuentes tiene que ver con los cambios más importantes personales del contribuyente, el matrimonio, el divorcio, el fallecimiento de un descendiente o ascendiente, suele provocar que haya errores en las declaraciones de renta. Es importante, por lo tanto, preguntar al contribuyente si ha cambiado alguna circunstancia personal del año anterior.
Hacienda suele recibir borradores en los que aparece un mismo contribuyente que a su vez ha hecho declaración conjunta en otra declaración. Suele pasar, por ejemplo, cuando un progenitor incluye a un hijo menor en su declaración de renta y a su vez lo hace el otro progenitor separado legalmente. Para evitar estos errores, por lo tanto, habrá que preguntar siempre si han variado o no las circunstancias personales.
Por otra parte, siempre resultará acertado solicitar una copia de la renta del ejercicio precedente, todo ello para comprobar si existen beneficios fiscales que por insuficiencia de base o de cuota no han podido ser aplicados. Estamos pensando en aportaciones a planes de pensiones, en deducciones para el incentivo de determinadas actividades o en gastos, por ejemplo, que no han podido ser deducidos por insuficiencia rendimiento neto del capital inmobiliario.
Por otra parte, en cuanto la imputación de rentas deberemos de revisar los criterios. Recordemos que los atrasos en las rentas de trabajo deben imputarse en el ejercicio en el que fueron exigibles mediante la declaración de una complementaria de la renta, sin recargo ni sanciones. Por otra parte, si esa renta está pendiente de resolución judicial deberemos declararla al ejercicio en que corresponde la firmeza de la sentencia.